Los mareos y el vértigo en Fibromialgia

Captura de pantalla 2013-07-11 a las 13.10.24

La fibromialgia es una enfermedad con múltiples síntomas, sin embargo, uno de los que menos se habla son los mareos. Se calcula que más de dos tercios de las personas con fibromialgia sufren mareos regulares.

No todas las personas con fibromialgia sienten los mareos de la misma manera, algunos presentan vértigo, otros desequilibrios y otros sensación de desmayo. Algunos los perciben solo durante unos instantes y otros durante mucho tiempo.

El vértigo da una sensación de estar girando o dando vueltas. Cuando las personas están teniendo vértigo y se mueven, pueden empeorar los síntomas sintiendo náuseas, vómito y desequilibrio. Generalmente se presentan episodios de vértigo después de un cambio de la colocación de la cabeza (como al cambiar de posición en la cama).
El desequilibrio o inestabilidad nos hace sentir como si estuviéramos fuera de balance, esto puede hacer que caminemos de manera irregular o incluso que lleguemos a caer. Este problema se atribuye sobre todo a una mala visión o mala coordinación en el cuerpo.

La sensación de desmayo hace sentir que en cualquier momento vamos a desvanecer. Generalmente se produce al ponernos de pie después de estar sentados por mucho tiempo. Puede hacer que tengamos la visión borrosa o tengamos “apagones” repentinos de la visión. Este tipo de mareos casi siempre es causado por la falta de flujo sanguíneo al cerebro.

Cualquiera de estos tres tipos de mareo puede acompañarse de dolor de cabeza, sudoración, escalofríos y problemas auditivos.

¿POR QUÉ OCURRE?
El mareo es una condición común que puede ocurrirle a cualquier persona y no sólo a aquellas que tienen fibromialgia.
Nuestro cuerpo posee un sistema complejo que tiene la finalidad de mantenernos en equilibrio, para ello nuestro cerebro combina mensajes recibidos por el oído interno, ojos, piel y músculos.

Los mareos pueden ocurrir cuando nuestro cerebro recibe mensajes mixtos de nuestro “sistema” de equilibrio, es decir, de los ojos, los oídos, etc. Cuando esto ocurre, nuestro cerebro no se siente equilibrado en el espacio y se puede percibir náuseas y mareos.

Otras posibles causas de vértigo y mareo pueden ser la inflamación del oído interno, la enfermedad de Meniere (exceso de líquido en el oído interno), migrañas, neuroma acústico (un tumor benigno en el nervio vestibular), accidente cerebrovascular, hemorragias cerebrales y esclerosis múltiple.

¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE LOS MAREOS Y LA FIBROMIALGIA?
El mareo es un síntoma reportado por muchos pacientes con fibromialgia, sin embargo, a la fecha no existen investigaciones contundentes que nos ayuden a comprender su relación completamente.

Los expertos creen que las razones de los mareos en fibromialgia pueden estar asociadas a un problema que presentan algunas personas con fibromialgia, llamado “hipotensión mediada neuralmente” (HNM).

La HNM se caracteriza por descensos importantes de la presión sanguínea, sobre todo cuando las personas se ponen de pie, lo que hace que las personas que la padecen no se puedan mantener en posición vertical por mucho tiempo (especialmente en entornos muy calurosos), propicia mareo, debilidad, sudoración e incluso desmayos y caídas.
Otra posible explicación es porque las personas con fibromialgia suelen presentar problemas en los ojos: visión borrosa, doble o cambiante, cuestiones que pueden conducir a la confusión visual en la realización de algunas actividades como leer y provocar cierto mareo.

El hecho de padecer debilidad muscular o tener puntos hipersensibles en el cuello o problemas en la articulación temporomaxilar, también pueden ser causa de desequilibrio
Es muy importante entender que, en sentido estricto, la fibromialgia y los mareos no tienen una relación causa y efecto; por esta razón es muy importante que si tienes fibromialgia y presentas mareos muy regularmente, consultes a tu médico para que determine el tipo de mareo que padeces y vértigo.