La adherencia al tratamiento: Cumplimiento y constancia para mejorar la calidad de vida

Resultado de imagen para llave del exito

La Organización Mundial de la Salud define la adherencia a un tratamiento como el cumplimiento del mismo; es decir, tomar la medicación de acuerdo con la dosificación y el programa prescrito; la persistencia para tomar la medicación a lo largo del tiempo del tratamiento indicado, realizar con constancia y dedicación terapias con actividad física , terapia psicológica , meditación etc.

Abordar las repercusiones de la falta de adherencia en el control de las enfermedades, sobre todo en el control de las patologías crónicas, que por su larga evolución, son más susceptibles de tener este problema y presentan los menores porcentajes de adherencia.

También sus causas, consecuencias y las medidas que tanto los profesionales de la salud y médicos , como los pacientes deben adoptar, en un ejercicio de responsabilidad compartida, para mejorar los resultados en salud que deberían obtenerse con los tratamientos prescritos.

¿Qué se entiende por adherencia?
Grado en que la conducta de un paciente respecto a la toma de medicación, al seguimiento de una dieta o a la modificación de hábitos de vida, se corresponde con las recomendaciones acordadas con el profesional .

Por tanto, corresponsabiliza a los pacientes en los resultados en salud que deben obtenerse, recalca la importancia que tiene la conducta de los pacientes en el buen cumplimiento de los tratamientos, incluye no solo a la toma o no de los medicamentos prescritos, sino también a la incorporación o no de una dieta o de hábitos de vida saludable, cambios en la cantidad y frecuencia en la que lo hacemos, suspensión prematura, olvidos, etc

Consecuencias negativas de la falta de adherencia

  • Impide el buen control de la enfermedad: fracaso terapéutico.
  • Empeora la calidad de vida del paciente, genera una mayor probabilidad de recaídas y el agravamiento de las enfermedades.
  • Aumenta la frecuencia de consultas en asistencia primaria, especializada, urgencias y en ingresos hospitalarios.
  • Incrementa la realización de pruebas diagnósticas o de control innecesarias.
  • Puede provocar la aparición de resistencias y la mayor virulencia de la patología.
  • Acelera la intensificación de los tratamientos con el consiguiente aumento de reacciones adversas por el uso de medicamentos más potentes y el adelanto de escalones terapéuticos en procesos, que de por sí son de larga evolución, como son las patologías crónicas.
  • Aumento de los costos en salud.

¿Por qué ocurre?

El paciente es el que decide, según su percepción de la enfermedad y de su situación futura, de la necesidad de tratamiento, de sus circunstancias personales, preocupaciones, rutina diaria, etc.

  • Olvidos y confusiones pueden clasificarse como involuntarias.
  • Temor a reacciones adversas, ausencia de mejoría, tardanza en la aparición de resultados, encontrarse mejor, ausencia de síntomas, tiempo de evolución de la enfermedad, expectativas de curación, esperanza de vida, valor que otorgue a su situación en el envejecimiento, dependencia, tolerancia, innecesario, etc.
  • Complejidad del tratamiento.
  • Deterioro cognitivo o psicológico.
  • Edad, sexo, nivel de instrucción.

¿Se puede prever que la falta de adherencia ocurra?

  • Complejidad del tratamiento: comorbilidades y polifarmacia.
  • Tratamiento con medicamentos que presentan efectos adversos notables.
  • Inadecuada relación médico paciente.
  • Atención fragmentaria con frecuentación de los distintos niveles sanitarios asistenciales y servicios sociales.
  • Enfermedad asintomática.
  • Plan de seguimiento inadecuado.
  • Inasistencia a citas programadas.
  • Falta de conocimiento de la enfermedad y de la comprensión de los beneficios de su tratamiento.
  • Deterioro cognitivo: pérdida de memoria, cofusión.
  • Problemas psicológicos: depresión, y sociales: soledad.
  • Interferencia con los hábitos y costumbres del paciente.
  • Implicación en cambios en el estilo de vida (dieta, ejercicio, etc.).

Actuaciones

  • Integrar las intervenciones que detecten y aumenten la adherencia en la práctica clínica.
  • Individualizar las intervenciones y extenderlas a todos los ciudadanos.
  • Actuar también sobre otras formas de incumplimiento (hábitos saludables: dieta, ejercicio físico, contenido de sal, azúcar, etc.).
  • Fortalecer la relación entre los profesionales y los pacientes.
  • Hacer partícipe al paciente en las decisiones sobre su tratamiento: decisiones compartidas.
  • Corresponsabilizar al paciente en los resultados en su salud.
  • Entrevistas motivacionales informativas y conductuales como estrategia fundamental para aumentar o mejorar la adherencia.
  • Formación y educación en salud: mejorar el conocimiento y evolución de las enfermedades y los objeticos del tratamiento.
  • Enseñar el manejo de los posibles efectos adversos.
  • Simplicidad en los mensajes.
  • Multidisciplinario: médicos, profesionales de la salud , farmacéuticos, pacientes, familiares y grupo de apoyo.
  • Apoyo familiar o sociales en los casos de pacientes dependientes.
  • Integrar la medicación y los hábitos saludables en la rutina diaria del paciente.
  • Adecuar y simplificar la posología de los tratamientos: cantidad de medicamentos, dosis y horarios.
  • Utilizar sistemas personalizados, recordatorios: alarmas, mensajes de aviso, calendarios, etc.
  • Las estrategias más efectivas son las que combinan más de una intervención: formación, responsabilidad compartida, seguimiento, simplificación de tratamientos, avisos, apoyos, integración en la rutina diaria, etc.
  • De forma permanente , constante , dedicación , tiempo y como hábito de vida .

Conclusiones

  • Vale la pena cumplir los tratamientos.
  • Los resultados en salud son muy mejorables si se aumenta la adherencia.
  • El aumento de la adherencia es multidisciplinario , requiere mejorar la comunicación, aumentar la formación, debe hacerse de forma continuada y precisa con ayuda y apoyo de instituciones dedicadas a la patología .
  • Requiere cambios en la conducta y actitud de los pacientes respecto a cómo afrontamos las enfermedades y el compromiso personal de asumir la parte de responsabilidad que les corresponde en los resultados en salud que consiguen.